jueves, 30 de julio de 2015

Lunar de nostalgia

        Dicen que es en mayo cuando las abejas zumban más fuerte. Justo cuando las flores están maduras y sus aromas impregnan el aire pegajosos y dulzones ellas se lanzan bajo el sol de China en su danza frenética en busca de polen.

        También dicen que cuando aparece un lunar en la planta de los pies es señal de que alguien amado parte lejos. Ella no sabía qué creer, pero lo cierto es que aquella tarde de mayo al quitarse las sandalias ahí estaba la maldita mancha negra y redondeada. Por supuesto las abejas zumbaban, furibundas, presas de sus instintos. El viento alborotaba sus cabellos lacios y negros fustigando un rostro de preocupación. No habría flores de cerezo que compartir y la seda ya no era tan suave.

        - Malditas abejas. - se dijo - Nunca imaginé que su aleteo pudiera ser más doloroso que una desafortunada picadura. - y tras refugiarse bajo su paraguas turquesa fingió que no era mayo, fingió que nunca se había descalzado y siguió su camino hacia una casa donde ya no la esperaba nadie.

30/07/2015 Alfredo Gil Pérez

No hay comentarios:

Publicar un comentario