domingo, 5 de julio de 2015

El sombrerero docto

Tocarás a mi puerta 
cuando el viento sea frío.
Tocarás sin mesura
cuando busques un abrigo.

Y yo cuando lo encuentres, 
cuando arraigue en mi el hastío,
buscaré tras tus huellas 
aquel rastro del olvido.

Ronroneame niña, 
finge haberme comprendido.
Trata de hallar mi aguja, 
y yo volveré conmigo
a donde no ven los sordos
y los ciegos nunca han oído.

05/07/2015 Alfredo Gil Pérez

No hay comentarios:

Publicar un comentario