martes, 18 de febrero de 2014

Arrugas

        Míralo, míralo otra vez. Fue anciano, fue niño, maduro, marido, amante, fiel, infiel. Míralo, hazlo una vez más, es efímero, mortal, fue víctima y verdugo, feliz infeliz o infeliz feliz. Míralo y fíjate bien en esas arrugas. Son de sonrisas, de gritos, sorpresa, pasión y la sal que besó su cara. Sus lunares regalo del sol y sus dientes un preciado tesoro que el ratoncito Pérez del geriátrico no le pudo arrancar.

Alfredo Gil Pérez 18/02/2014

No hay comentarios:

Publicar un comentario