jueves, 12 de septiembre de 2013

Puertas cerradas

     Y habrá besos que no serán sus besos, oiré voces diferentes y caricias que no vendrán de sus manos. Giraré la vista y le preguntaré a esos labios el porqué, cruzaré la puerta y olvidaré pasar la llave. Se desdibujará la emoción del aliento y la montaña rusa de adrenalina que se disparaba en cada encuentro. Se irán las sonrisas de complicidad, quedará lo que deba quedar y añoraré el calor de su compañía, pero al final la vida pasa y en su paso pasa lo que ha de pasar.

11/09/2013 Alfredo Gil Pérez

No hay comentarios:

Publicar un comentario