domingo, 25 de agosto de 2013

Vedette


     No había cielo lo suficientemente oscuro ni canción lo suficientemente triste para apagar el brillo de quellos ojos azules. Risueño, soñador, pero cargado de experiencia trenzaba el pragmatismo con la ingenuidad de un niño enamorado de la vida. 
Porque en el mal tiempo siempre viene bien una dosis de purpurina y las mascaritas con lengua irónicamente cáustica son las que más te alegran el día.

     Puede que un vedette libra, casi escorpio parezca lejano cuando se preocupa o dolido cuando no todo marcha como le gustaría, pero bajo el son de "show must go on" explota como una supernova renovada y saca la estrella que le guía en su corazón cuando no sabe bien adónde ir.

     Un vedette es furia y ganas, es todo lo que quiere y mucho más que pocos saben. No hace falta ser muy listo para darse cuenta de que escasean, aunque si tienes la suerte de toparte con uno en tu camino enciende los focos, prepara bambalinas y lánzate a bailar pasiones, alegrías, penas y romances con la voz de alguna diva, un gin tonic en la mano y la certeza del buen sabor de boca al final de la velada.


25/08/2013 Alfredo Gil Pérez

No hay comentarios:

Publicar un comentario