miércoles, 31 de julio de 2013

Barrigas vacías


Soledad baja a vender
sus manojitos de hierbas
romero, salvia, cilantro
lo poco que hay en su tierra

Pasa un carro y cae un pan
un niño juega y se inquieta
con hambre va y lo recoje
con hambre lo guarda en su cesta

Lo acaricia ella y lo mima
le da de su pan, lo sienta
mira sus ojos, sonrié
pero está lleno de penas

Ella ya ha visto el problema
cree que lo ha comprobado
el poder esta siempre del lado
del que cree que ostenta su mano

Mira aquel carro que marcha
mira aunque sufre mirando
sabiendo que el grano es del grano
nosotros nos lo apropiamos
rehén mudo, ciego y mustio
que pasa de mano en mano

31/07/2013 Alfredo Gil Pérez

No hay comentarios:

Publicar un comentario