miércoles, 6 de marzo de 2013

La letra con sangre no entra

     Dame una vara -dijo la severidad -y yo haré que la mente plana se vuelva alta como las montañas y profunda como el océano. 
El corazón no dijo nada, pero en el fondo sabía que a la fórmula del maestro severo le faltaba sentimiento y haría falta mucha suerte para que de aquella monstruosidad saliera algo más que montañas devastadas y océanos vacíos de contenido.

Alfredo Gil Pérez 06/03/2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario