viernes, 22 de febrero de 2013

La danza equivocada

     Chocaron dos bocas, rugieron montañas, fundieron sus tierras en poco más de un segundo sin orden ni concierto. Se mezclaron dos mentes, más de mil sentimientos y la certeza de un final que ocultaba un gran comienzo, sin prejuicios, sin criterio...
Se arrancaron los besos, se robaron las caricias, desgarraron sus cuerpos y curaron su frío con abrigos de piel de su más fiel compañero. 

     Ya desnudos y crudos, en carne viva de almas, se les escapó algún "te quiero" . Subió la temperatura, sudaron lágrimas de esperanza, temblaron con el terror de la duda y la confusión que deja el dolor que con los golpes de la vida se aprende sin quererlo.
Bálsamo de verdades creidas y mentiras nunca dichas que respiras como agua de mayo... Renacer puro e inocente a un nuevo día optimista y soleado por no más de dos palabras y poco menos de dos frases extraviadas en un baile de líbido derrochada y de abrazos ciegos de amor, pero llenos de consuelo para algún corazón que necesitaba de un "te quiero".

Alfredo Gil Pérez 22/02/2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario