sábado, 18 de agosto de 2012

Aremog



Grita de dolor
la guerrera Gomera
mientras su verde cabellera
a quemado emana olor

Lloran sabia dulce
las ahumadas maderas
restos del bosque, laurel-silva
donde triunfara el amor

Fantasmas de amantes ennegrecidos
por la ignorante avaricia
de algún hombre poco humano
que aunque sufre sus pesares
nunca entendió de dolor

Han muerto los ancianos custodios del bosque
se apaga en la noche una peña atlántica
y viste de luto sus escarpados montes
en memoria de lo que no hará mucho
era todo color y esplendor

Alfredo Gil Pérez 18/08/2012


No hay comentarios:

Publicar un comentario