martes, 29 de mayo de 2012

Amor por una lenteja viajera



Vaporoso vuelve el sueño,
siervo de un tal Morfeo,
a envolver mis ojos ciegos
en las varias frías noches
en las que ya no te tengo.

Me sumerge en besos rotos,
recuerdos tal vez certeros,
arropando mi tristeza,
incubando mi deseo;

y es por eso que me pesa
la terrible lejanía
que luna tras luna emerge
recordando que en mi cama
la zona de la derecha
está gélida y vacía.

Aferraré entre mis dedos
sábanas color vainilla,
inventaré otra vez tu aroma,
que quizá a fuerza de fe,
a zarpazos de esperanza,
se apiaden, un día lejano,
el tiempo y sus manecillas;
volviendo otra vez la hora
en que llegue tu sonrisa.

Alfredo Gil Pérez 29/05/2012


1 comentario: