miércoles, 18 de enero de 2012

En Aguere había un cuento...





 La laguna estaba presa
oculta tras las fachadas
y aun así triste clamaba
con su canto de sirenas
que su tumba fuera abierta
que sus aguas liberadas
que quería ver el cielo,
que una vez fuera su espejo
donde inquieta se mirara

Alfredo Gil Pérez 18/01/2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario